Noticias

Últimas Noticias

El cerdo ibérico, sus partes más apreciadas

El cerdo ibérico es uno de los productos estrella de la gastronomía española. El cerdo ibérico es una variedad autóctona de la región ibérica cuya carne fresca o en embutidos es muy apreciada por su buen sabor.

Existen diversas variedades de cerdo ibérico. El negro lampiño, el torbiscal, el manchado de Jabugo, el entrepelado y el retinto, que es el más numeroso y el más usado en la producción de productos de cerdo ibérico.

El cerdo es uno de los animales cuya carne más se aprovecha. Entre las partes del cerdo ibérico podemos encontrar las siguientes:

El jamón es sin duda la parte más conocida, se trata de las patas traseras del cerdo. Otra parte muy conocida son las paletas, obtenidas de las patas delanteras del cerdo.

El lomo es la pieza de carne alargada que se encuentra junto al espinazo, en la zona lumbar. El solomillo se encuentra justo debajo del lomo y es una de las partes más solicitadas.

En los últimos tiempos se ha hecho muy popular el secreto ibérico o cruceta, que es la parte que se encuentra justo detrás de las patas delanteras del cerdo, en la zona de la axila.

La presa ibérica es también muy apreciada entre los consumidores. Suele utilizarse para elaborar embutidos, pero también es habitual su consumo como carne fresca, ya sea asada, fileteada o a la plancha. Esta pieza se encuentra entre el cabecero de lomo y la paleta, lo que podría interpretarse como el hombro del cerdo.

Junto a la presa ibérica se encuentran el abanico y la pluma, otras carnes que se están popularizando cada vez más por su excelente sabor y su textura.

Entre las partes del cerdo ibérico más conocidas y más comunes se encuentran también las carrilleras, la papada, las costillas y la panceta.