16 Octubre 2015

GAD, ACTUALIDAD

 ÚLTIMAS NOTICIAS

Comprar un buen jamón

Comprar un buen jamón

COMPRAR UN BUEN JAMÓN

Ahora que se acerca la Navidad si hay un producto que no puede faltar en la mesa es un buen jamón. El jamón es uno de los embutidos más populares dentro de la gastronomía española y prácticamente nadie puede resistirse a degustarlo.

Cuando lo probamos podemos distinguir si estamos ante un buen jamón o no, pero lo verdaderamente difícil es elegir el jamón adecuado sin probarlo antes. Para no equivocarse no hay nada como mantener la confianza en los expertos y dejarse aconsejar por aquellos que verdaderamente saben de jamón.

Lo primero que hay que tener claro es la diferencia entre jamón de cerdo blanco, lo que conocemos como jamón serrano y jamón de cerdo ibérico, es decir, el jamón ibérico.

A pesar de la creencia popular el jamón ibérico no tiene que ser necesariamente negro ya que hay muchas variedades de cerdo ibérico y no todas tienen las pezuñas negras.

El peso habitual de un buen jamón es ente 5 y 8 kilos, suele tratarse de piezas estrechas, estilizadas y alargadas. En el caso de los cerdos ibérico las patas son siempre más largas que anchas.

Para comprobar si el jamón además de ibérico es de bellota pase un dedo por la parte opuesta a la pezuña y observe si se hunde con facilidad al ejercer un poco de presión. Si queda una huella profunda estamos ante un jamón de bellota, en el caso de los cerdos alimentados con recebo y pienso la grasa es más dura y menos flexible y por tanto la marca que queda al presionar es menor.

Además hay que prestar siempre una especial atención a la etiqueta del jamón, que nos aportará información útil sobre el origen del cerdo y su tipo de alimentación.

Finalmente, para evitar problemas y disfrutar de un buen jamón esta Navidad, mantenga la confianza en los expertos y consulte con su proveedor habitual.

¿Quieres estar siempre informado de las últimas noticas o acciones comerciales de Disteco?

Subscríbete a nuestra Newsletter.